Tokio

Tokio, uno de los centros urbanos más importantes del planeta en cuya área metropolitana conviven más de 37 millones de personas es uno de los principales centros financieros y la capital política de Japón. Tokio es también el hogar del sistema de trenes de mayor complejidad en el mundo.

Se considera que la fundación formal de Tokio fue en 1457, cuando el clan Uesugi construyó el Castillo Edo; así el área que rodeaba el castillo se comenzó a llamar Edo. El shogunato Tokugawa, que había tomado el castillo en 1590 y que tenía el control casi absoluto de Japón, estableció su gobierno en Edo en 1603, hecho que dio inicio al Período Edo en la historia japonesa. La nobleza, junto con el Emperador de Japón, permanecieron en Kioto, que siguió siendo la capital oficial, aunque sólo de manera protocolar.

Desde entonces se dice que Japón tiene dos capitales, la antigua Kioto y la nueva Edo, el crecimiento de la nueva capital fue impresionante y en 1787 ya contaba con más de 1.300.000 habitantes.

En 1867 el ultimo shogun de los Tokugawa cedio el poder total del pais al emperador Meiji, este emperador se mudo a la fortaleza de Edo, la hizo su palacio imperial y cambió de nombre a la ciudad de Edo por el de Tokio.

En 1868 se inicia la trasformación del país con la revolución Meiji, y Tokio pasó a ser la capital del imperio unificado.

Tokio fue sede de los Juegos Olímpicos de 1964 y será nuevamente sede de los Juegos Olímpicos de 2020.